Oro
Publicidad
Publicidad
Plata
Publicidad
Publicidad
Bronce
Publicidad
Publicidad
    

Noticias Climaeficiencia

Más de la mitad de los usuarios desconoce la certificación energética del inmueble antes de comprarlo o alquilarlo

Fecha: 03-06-20

El 56'41% de los compradores o inquilinos se comprometen a habitar el piso sin conocer su certificación energética a través del anuncio, lo que supone una infracción con multa de entre 300 y 600 euros para el anunciante de acuerdo con la Ley 8/2013 de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas. Este es uno de los datos que se desprende de la encuesta que Certicalia, compañía aragonesa experta en eficiencia energética, ha realizado a casi 12.000 personas, con motivo del sexto aniversario de la entrada en vigor del certificado energético.

Como recuerda Certicalia, este documento que informa sobre el gasto energético y las emisiones de CO2 de un inmueble, es obligatorio desde 2013 para vender o alquilar inmuebles en toda España y por ley debe mostrarse en el anuncio del piso. "No hacerlo es especialmente grave dado que, para vender o alquilar el piso, se entiende que éste ha pasado muchos meses anunciado en webs o agencias inmobiliarias", subraya la compañía. Y aunque un 21,22% de los clientes de certificado energético reconocen que ya han anunciado su piso, "desde Certicalia desconocemos cuánto tiempo ha estado colgado el anuncio".

Otro dato que arroja la encuesta es que del total de los encuestados, 8.134 solicitaban el certificado para vender un inmueble y 3.730 para el alquilar de la vivienda, de lo que se deduce que "un 77'63% de estos clientes ya han publicado el anuncio de su piso antes de realizar el certificado energético", subraya la plataforma online de certificación energética.

Como indica Certicalia, la ley estipula que para que un comprador o inquilino tome una decisión informada de compra o alquiler debe conocer la certificación energética del inmueble. "Por ello, la certificación debe obligatoriamente mostrarse en el anuncio del piso, y no hacerlo es una infracción leve sancionable", insiste la compañía. Además, la certificación energética es un derecho del consumidor, si se tiene en cuenta que con ella se consigue un importante ahorro anual, así, un inmueble con calificación energética B gasta en torno a 1.250 euros menos al año que uno de calificación G.

Escaso control y medidas
Aunque algunas comunidades autónomas endurecieron en 2016 las medidas contra las agencias inmobiliarias que muestran certificados en trámite semana tras semana, la encuesta muestra que este derecho del consumidor no se está siendo respetado, alerta Certicalia. Según informa esta entidad, que ha realizado 81.930 certificados desde la entrada en vigor de la normativa, 2.650 de ellos en Aragón, en esta comunidad en 2018 no se impuso ninguna multa por no disponer del certificado a la hora de vender o alquilar una vivienda, y solo cuatro desde que entró en vigor la medida, todas ellas, por no entregar el certificado al inquilino.

"De los resultados de la encuesta se desprende que una gran mayoría de los clientes de certificado energético desconocen que deben obtenerlo antes de publicar el anuncio de compra o alquiler del piso y, aunque no siempre se ha tomado en serio, en los tres últimos años, muchas comunidades autónomas han endurecido la normativa al respecto", resume Certicalia, que recomienda realizar el trámite a tiempo "para evitar males mayores y respetando así los derechos del consumidor".

 

 


 

>>>Volver a Noticias Climaeficiencia

Oro
Publicidad
Publicidad
Plata
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Bronce
Publicidad
Publicidad